La OMM advierte sobre los efectos del cambio climático, entre ellos la migración forzada

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) hace parte de la ONU y fue creada en 1950 para coordinar la cooperación entre los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales (SMHN) de sus 191 Estados Miembro. Es, en este sentido, la entidad responsable de enfocar las actividades globales orientadas a vigilar y proteger el medio ambiente.

Su objetivo principal es suministrar información sobre la variabilidad del clima y el cambio climático; asesorar a los gobiernos en estas cuestiones; y lanzar alertas tempranas y fiables, que permitan realizar una adecuada gestión del riesgo para salvar vidas y contribuir al desarrollo sostenible y el bienestar de las sociedades. Esto, teniendo en cuenta que, en sus propios términos, el 90% de los desastres que vive el mundo están relacionados con variaciones en el tiempo, el clima y el agua.

En su última Declaración sobre el estado del clima, publicada el pasado 28 de marzo, la OMM advierte que cada vez son mayores las señales físicas y los impactos socioeconómicos del cambio climático. Por ejemplo, en 2018 el nivel y el calentamiento de los océanos siguieron aumentando y alcanzaron niveles récord; y se registró la cuarta temperatura media mundial más elevada desde que se dispone de este tipo de datos, debido, especialmente, a la concentración sin precedentes de gases de efecto invernadero.

En cuanto a la primera situación, el documento indica que el calentamiento de los océanos se debe a que en sus capas superiores termina más del 90% de la energía atrapada por los gases de efecto invernadero. Por su parte, aclara que el año pasado el nivel medio mundial del mar fue 3,7 milímetros más alto que en 2017, principalmente por el retroceso de los mantos de hielo.

La extensión de hielo marino en el Ártico, según se cita en la Declaración, se mantuvo en niveles bajos sin precedentes durante los dos primeros meses de 2018 y su máxima extensión anual, en marzo, fue la tercera más reducida desde1979. En la Antártida también se tuvieron los registros más bajos hasta la fecha y en Groenlandia la capa de hielo aumentó gracias a una caída de nieve superior a la media (aunque sin un impacto en su tendencia a la reducción).

En cuanto a las temperaturas terrestres, se recuerda que al iniciar el año pasado las temperaturas invernales en Europa fueron inusualmente calientes (también batiendo récords); mientras que América del Norte fue azotada por un frío insoportable y Australia por un calor abrasador.
En relación con lo anterior, la Declaración explicita las siguientes pérdidas vividas en 2018:

  • Los peligros naturales afectaron a casi 62 millones de personas y la mayoría estuvieron asociados con fenómenos meteorológicos y climáticos extremos. Más de 35 millones de personas fueron afectadas por las inundaciones.
  • Los huracanes Florence y Michael que se produjeron en Estados Unidos causaron más de 100 víctimas mortales y daños estimados en cerca de 49000 millones de dólares en daños. Y en Filipinas el supertifón Mangkhut afectó a más de 2,4 millones de personas y provocó la muerte de, al menos, 134 personas.
  • En Europa, Japón y Estados Unidos más de 1600 muertes fueron atribuibles a las intensas olas de calor y a los incendios forestales. Los daños materiales asociados en Estados Unidos fueron de casi 24000 millones de dólares.

Se prevé que continúe esta tendencia al calentamiento y al aumento de los gases de efecto invernadero. Así lo mostró el ciclón tropical Idai que a principios de 2019 provocó inundaciones devastadoras en Mozambique, Zimbabwe y Malawi, donde ya se están sufriendo las consecuencias de la elevación del nivel del mar.

En este sentido, no se puede ignorar que el cambio climático está creando fuertes desplazamientos de las poblaciones en territorios que son especialmente vulnerables. Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), las sequías y las inundaciones se han triplicado en las últimas tres décadas, provocando desplazamientos superiores a los causados por los conflictos bélicos. Así, en 2018, de los 17,7 millones de desplazados internos registrados en el mundo, más de 2 millones debieron salir de sus hogares por debido a desastres relacionados con fenómenos meteorológicos y climáticos; especialmente sequías, inundaciones y tormentas.

Por su parte, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) indica que entre enero y diciembre de 2018, el 32 % de los 883000 nuevos desplazamientos internos registrados son atribuibles a las inundaciones y el 29 % a la sequía; además, prevé que en los próximos 50 años entre 250 y 1.000 millones de seres migrarán forzadamente a causa del cambio climático. Y el Banco Mundial (BM) ha advertido que 140 millones de personas de Asia del Sur, América Latina y África Subsahariana serán obligadas a migrar internamente en sus países para el 2050.

Es de señalar que esta Declaración fue emitida en el marco de los preparativos de la Cumbre sobre el Clima que se desarrollará el próximo septiembre, enfatizando que para alcanzar la meta por el mundo de reducir el calentamiento global a 1,5 °C son necesarios cambios urgentes. Porque para 2050 las emisiones netas mundiales de dióxido de carbono causadas por las actividades humanas tendrían que haberse reducido a 0; y en 2030 un 45 % con respecto a 2010.

Referencias:

Calentamiento global:

https://public.wmo.int/es/media/comunicados-de-prensa/el-estado-del-clima-en-2018-pone-de-manifiesto-un-aumento-de-los-efectos
https://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/nivel-y-temperatura-de-los-mares-alcanzaron-en-2018-cifras-record-por-el-cambio-climatico-articulo-847415

Migraciones:

https://www.scidev.net/america-latina/cambio-climatico/noticias/cambio-climatico-impulsa-las-migraciones-internas-banco-mundial.html
https://www.sostenibilidad.com/cambio-climatico/la-tragedia-de-las-migraciones-por-el-cambio-climatico/
https://migracionesclimaticas.org/

Imagen: Serge Sant.

Deja un comentario