“Es parroquial, ignorante y ofensivo para los propios españoles. Algo de lo que más disfruto es del color y la textura de otros acentos. Es como si Almodóvar necesitara ser subtitulado”. Así se manifestó el director de cine mexicano Alfonso Cuarón a El País sobre el polémico cambio de subtítulos de su filme Roma (2018) en el mercado español.

La controversia salió a la luz después de que Netflix y los cines Verdi proyectaron versiones de la película con subtítulos que se ajustaban a la versión del idioma utilizado en la península ibérica: ustedes por vosotros, mamá por madre, enojarse por enfadarse, etc.

Imagen de
@oscarcurros

La controversia salió a la luz después de que Netflix y los cines Verdi proyectaron versiones de la película con subtítulos que se ajustaban a la versión del idioma utilizado en la península ibérica: ustedes por vosotros, mamá por madre, enojarse por enfadarse, etc.

Tras el surgimiento del debate, Netflix retiró abruptamente los subtítulos en español peninsular y solo ha dejado la versión latinoamericana.

Las reacciones no se han hecho esperar por parte de los cinéfilos y el público en general, muchos en contra y otros a favor.

Pero, tal vez esta disputa se va a apaciguar con el pronunciamiento de la RAE frente a la controversia. El filólogo Pedro Álvarez de Miranda, representante de la mencionada institución, declaró a el diario El Español lo siguiente: “Cuando uno va al cine a ver una película mexicana, española o argentina no espera encontrar subtítulos, porque no son necesarios. Roma tiene algunas partes en mexica, una lengua indígena, y esas partes sí hay que traducirlas, pero la parte que está en español no necesita en absoluto traducción”.