La Secretaría Nacional de Juventud de Paraguay ha presentado el documento “Hacia una Política Pública Integral Paraguay Joven 2030”, el cual ofrece una hoja de ruta en materia de juventudes para el nuevo gobierno, que asumirá en agosto del presente año.
 
El documento fue construido colaborativamente con la participación de jóvenes de los 17 departamentos del país, y con la firme intención de poner en el centro de las políticas públicas la variable “juventudes”. De lo que se trata, es de promover la transversalización e incorporación de la perspectiva de juventud o juventudes, como el propio documento señala, al conjunto de las políticas públicas para garantizar el ejercicio de derechos de las personas jóvenes.
 
Sin duda, es una valiosa herramienta a disposición de las autoridades entrantes, que enfatiza la importancia de seguir avanzando hacia la construcción de políticas integrales y de Estado, que trasciendan las acciones puntuales y aisladasAl hablar de una política integral, la Secretaría Nacional de Juventud pone el acento en el tema de juventudes como un tema que traspasa las fronteras y escapa a las competencias de una sola institución. La integralidad de la política de juventud lo que nos dice es que debe existir coherencia y coordinación entre todas las instituciones del Estado que desarrollan acciones con impacto en las juventudes, y entre estas instituciones y otros actores (sociedad civil, sector privado, academia y los propios jóvenes).
 
Así, se reconoce la interdependencia de la política de juventud con las otras políticas sectoriales y con el plan de desarrollo de la nación, ya que los avances obtenidos en unas afectan y potencian los resultados obtenidos en las otras. De allí la importancia de la coherencia de políticas, de superar los ciclos electorales y diseñar un desarrollo con visión de largo plazo, más equilibrado y sostenible.
 
El documento establece una serie de áreas sectoriales consideradas como prioritarias, a saber: 1) Participación protagónica; 2) Educación e innovación; 3) Trabajo decente, empleo, emprendedurismo y nuevas economías; 4) Protección social y salud; 5) Seguridad y convivencia. A su vez, hace referencia a la inclusión y participación de las y los jóvenes que se identifiquen como indígenas, reconociendo la identidad étnica y las especificidades y características de estos grupos poblacionales.
 
Por último, hace un llamado de atención en la evaluación necesaria para conocer los impactos que las acciones gubernamentales tienen en las personas jóvenes. Para ello, se exhorta a construir indicadores específicos que desagreguen por grupos etáreos para dar visibilidad a los resultados que las diferentes políticas tienen en las juventudes. 
Descarga el documento en: