Con una chaqueta de cuero, una camiseta y unos pantalones vaqueros (jeans) compareció ante la prensa Nayib Bukele, un publicista de 37 años que acaba de convertirse en el presidente más joven en la historia de El Salvador. “Hemos hecho historia y hemos pasado la página de la posguerra”, dijo ante sus seguidores.

Bukele ha roto todos los esquemas de la política salvadoreña no solo por su joven edad. Por primera vez desde la finalización de la Guerra Civil de El Salvador en 1992, se ha elegido a un presidente fuera del bipartidismo que dominaba el ámbito político por parte de las agrupaciones FMLN (Frente Farabundo Martí para la Liberación) y ARENA. Nayib Bukele, quien representó al partido GANA (Gran Alianza por la Unidad Nacional) obtuvo casi el 54 % de los votos, más que todos los contrincantes juntos y ganó en los 14 departamentos del país. “Ahora podemos empezar a ver hacia el futuro. Quiero aprovechar para invitar a todos los salvadoreños a celebrar la victoria del pueblo sobre el bipartidismo”, afirmó el presidente electo durante su comparecencia. 

El presidente electo fue Alcalde de San Salvador entre 2015-2018 y se dio a conocer por su eficiencia, lo que le otorgó una alta popularidad entre una población cansada de escándalos de corrupción y un sentir de ineficiencia en la política salvadoreña. Esto fue parte del discurso de Bukele quien se ganó el voto de la juventud y utilizó las redes sociales como soporte de su campaña.