La diversidad es una bandera “gamer” por excelencia. No todas las personas gamers son iguales. Aunque formen parte de colectivos gamer, persisten diferencias en las necesidades y percepciones. Así, jóvenes y adultos buscan experiencias frescas y envolventes dentro del mundo digital.

Además, desde hace algunos años, las personas “gamers” muestran también una pluralidad de necesidades. Hablamos de lo aspiracional, pero también de lo físico. Necesidades que van desde lo tecnológico hasta lo personal. Existen análisis que apuntan a las consecuencias negativas de los videojuegos. Algunos presentan un panorama preocupante, poniendo la lupa en algunos de los problemas más crónicos. Pero, es fundamental reconocer que en otras ocasiones suelen ser críticas desproporcionadas.

En OIJ nos planteamos desmitificar esto. Queremos contribuir constructivamente al debate. Por ello, hoy nos centramos en las demandas y algunos problemas derivados del uso frecuente de los videojuegos. Partimos de un artículo del medio digital El Español, sintetiza algunas de las principales afecciones del mundo gamer.

Las necesidades

Ahora bien, existe cierto consenso en que el principal peligro surge por la adicción al uso constante de los videojuegos. En un artículo anterior, se mencionaba la cada vez mayor prioridad que los gamers dan a la conexión permanente. Tanto así, que aproximadamente un 6% de las personas gamers admiten haber estado más de 24 horas consecutivas de juego. Se trata de un hecho que suele conectarse directamente con los índices de mortalidad que han ocupado titulares de los medios de comunicación.

Las plataformas, así como la manera en la que interactuamos con ellas, determinan en gran medida las consecuencias para la salud. Sin embargo, el uso excesivo siempre debe considerarse como peligroso. Así, mientras algunas de las lesiones se producen por movimientos repetitivos de los pulgares otras se deben a la simulación de actividades físicas.

Otro tanto suele decirse sobre problemas relacionados con la pérdida o ganancia de peso, generalmente relacionado con el cambio de los hábitos alimenticios. Pero, una de las más comunes es la alteración de los patrones de sueño, los problemas de visión, y otros más comunes como el túnel carpiano.

Este es, a grandes rasgos, el panorama de las necesidades que surgen a raíz del uso excesivo de los videojuegos. La sobre exposición, los trastornos, y la adicción, son patrones que se presentan en algunos grupos gamer, sin embargo, la problemática tiende a incrementarse con el paso de los años. Tanto así, que en ocasiones los daños sufridos durante la juventud, tienen serias consecuencias durante los años siguientes.


Asimismo, ante cualquier duda puedes escribirnos a comunicacion@oij.org. Con esto, empezarás a formar parte de una nueva forma de comunicar directa, abierta y colaborativa.

Finalmente, te invitamos a conocer más de lo que hacemos en nuestra sección de Acciones.