Las nuevas tendencias reservan un espacio particular para el sector de los videojuegos: la cultura gamer. Se trata de una industria que hoy se halla en su mejor momento. Una nueva forma de relaciones sociales aparece gracias a la conectividad, y los juegos en red. Con narrativas y realidades inmersivas, las juventudes de muchos países se han sumado a cada nueva ola de consolas y dispositivos. Así lo reportan diversas fuentes, que colocan a Brasil, México y Argentina a la cabeza del crecimiento del sector.

Región gamer con México y Brasil a la cabeza

De acuerdo con un estudio de The Competitive Intelligence Unit, las personas “gamers” alcanzaron en 2017 un total de 68.7 millones en México. Esto se traduce en un incremento del 16,2% respecto al año anterior. Pero aún más, esta cifra representa al 50% de la población total del país. Todo esto, nos habla de un fenómeno intergeneracional. La cultura de los videojuegos ha crecido de forma indudable desde los años 90. Pero ha sido la interconectividad y el abaratamiento del acceso lo que le ha dado un alcance global y multim.

Otro tanto puede decirse de Brasil. Según un estudio de PWC, el número de gamers de Brasil representaba en 2016 el 35% del total de la región latinoamericana. Un detalle fundamental, es que ese nivel de representación, pronto se traducirá en importancia para los proveedores de software. Así, Brasil tomará la batuta en un mercado en crecimiento que responde a nuevas formas de entretenimiento. La accesibilidad móvil ha sido fundamental. Así, se reporta como el elemento a la cabeza en el consumo del público gamer del gigante carioca.

Como se ve, la cultura gamer ha llegado para quedarse, abriendo nuevos espacios de expresión y manifestación sociales, culturales y económicos en nuestra región.


Asimismo, ante cualquier duda puedes escribirnos a comunicacion@oij.org. Con esto, empezarás a formar parte de una nueva forma de comunicar directa, abierta y colaborativa.

Finalmente, te invitamos a conocer más de lo que hacemos en nuestra sección de Acciones.