Vivimos una época de facilidades. Hoy podemos encontrar casi todo en internet y el uso de teléfonos inteligentes ha facilitado llevar todo en el bolsillo. Esta practicidad acaba garantizando una libertad hasta ahora inaudita que responde a los desafíos y necesidades de los nuevos tiempos. Así, nuestras sociedades hiper aceleradas generan demandas de facilidades que permitan estar al día de las últimas tendencias. El resultado de esto, llevado al tema de las relaciones son las app de citas.

Las app de citas 

Miles de usuarios, millones en Iberoamérica, se han apuntado a vertiginosa moda de las relaciones producto de aplicaciones móviles. Basadas en la idea de facilitar el proceso de las citas, estas aplicaciones móviles han tenido una expansión indiscutible. Encontrar al amor de tu vida, o al próximo error de la semana, está a un clic de distancia. El principio de que libertad es poder elegir encuentra en el terreno de las aplicaciones de citas una nueva arena. 

Adicionalmente, la personalización de las búsquedas puede resultar atractiva a las personas interesadas. Hablamos de una gama de opciones a elegir, que permite ir de lo general a lo más específico. Filtros de lo que se busca y lo que no, generando la percepción de una liberación personal de las incomodidades asociadas a un hipotético fracaso emocional.  

En consecuencia, esto contribuye a la idea de cierto control por parte de los usuarios. De esta manera, se “garantiza” la protección de las expectativas y aspiraciones de las personas.  Igualmente, se construye un entorno distinto y atractivo en el que se garantiza la sencillez, la protección de las emociones, y cierto sentido de aventura y oportunidad. Pero también en un espacio que puede ser percibido como superfluo en el que las citas son reemplazadas con “verse/quedar con alguien”. 

Finalmente, de todas las aplicaciones, Tinder parece ocupar un espacio predominante. De acuerdo con información proporcionada por esa empresa al diario New York Times, la frecuencia de uso hace que los usuarios de Tinder dediquen aproximadamente 90 horas al mes al uso de esa aplicación.  

Sin embargo, muchas de estas iniciativas suelen interpretarse como representantes de los intereses del público masculino. Por ello, la aparición en el mercado de empresas encabezadas por mujeres parece generar nuevas iniciativas destinadas a brindar alternativas para todos los públicos. 


Asimismo, ante cualquier duda puedes escribirnos a comunicacion@oij.org. Con esto, empezarás a formar parte de una nueva forma de comunicar directa, abierta y colaborativa.

Finalmente, te invitamos a conocer más de lo que hacemos en nuestra sección de Acciones.