El OIJ reconoce que las personas jóvenes deben ser sujetos y titulares de derechos consagrados universalmente, como son los políticos, civiles, económicos, sociales y culturales; así como de aquellos derechos denominados de tercera y cuarta generación, lo cual permitirá avanzar hacia la construcción de la ciudadanía plena de las nuevas generaciones. En este sentido, los responsables de juventud de la región dieron un paso adelante y promovieron la Convención Iberoamericana de Derechos se recomienda poner link al documento de la Convención, vigente desde el 1 de marzo de 2008, del cual forman parte siete Estados y ha sido firmado por 10 más.

Este tratado se ha actualizado recientemente, con la definición de su Protocolo Adicional, el cual ha permitido ampliar la cobertura de los derechos en respuesta de los cambios surgidos en las realidades juveniles durante los últimos años, incluyendo el reconocimiento de derechos a jóvenes migrantes y refugiados, jóvenes con discapacidad, jóvenes LGTBI, poniendo mayor énfasis en las mujeres jóvenes, y abordando temas vinculados con las nuevas tecnologías, el trabajo decente, protegiendo las identidades culturales, favoreciendo el emprendimiento, entre otros.

Para OIJ, el enfoque activo de derechos y de ciudadanía no solo se constituye como la base ética y jurídica de las acciones en materia de juventud, sino también como el marco de referencia para el desarrollo de procesos sociales y políticos que permitan mejorar la calidad de vida de la población joven en un contexto de equidad, igualdad, justicia y paz, como gran objetivo a conseguir.

Objetivo Estratégico

Promovemos el reconocimiento y el ejercicio de los derechos de las personas jóvenes para alcanzar la ciudadanía plena.